El PSOE critica que PP y Vox no apoyen a los colectivos vulnerables en la lucha contra la pobreza energética

El Grupo Municipal Socialista ha lamentado que el PP y Vox hayan rechazado la moción presentada al Pleno para la  “Promoción e impulso de las ayudas para la rehabilitación residencial como elemento de regeneración urbana y lucha contra la vulnerabilidad energética”, que pone de manifiesto que el PP y Vox van de la mano, y que su prioridad es defender los intereses de unos pocos como queda patente con sus políticas de bajadas de impuestos a  las rentas más altas que defienden donde gobiernan.

El concejal Alberto Serna ha señalado que “era una oportunidad idónea para dar respuesta a dos problemas existentes en la ciudad, el deterioro urbano de ciertas zonas y para luchar contra la pobreza energética, un problema que deriva de la escasa eficiencia en el aislamiento de muchas viviendas debido a la antigüedad del parque inmobiliario de Cáceres”.

Queda patente la escasa voluntad de trabajo de este equipo de Gobierno, “porque no ha dudado en echar balones fuera, como queda de manifiesto en dos de los puntos de su enmienda, donde responsabilizan  en primera instancia al Gobierno de España en la continuidad de los programas de ayuda”.

Pero lo que nos parece más lamentable, ha resaltado, “es que no hayan aceptado, como proponíamos, que existiera un acompañamiento técnico durante la solicitud para aquellos colectivos vulnerables que lo puedan necesitar, algo que sólo pedíamos por el lapso temporal hasta que se firmara el convenio con la Junta de Extremadura para poner en marcha la Oficina de Rehabilitación de Cáceres”.  

Cáceres posee un parque inmobiliario bastante antiguo, ha indicado, “lo que ha desembocado, al igual que ocurre en otras ciudades, en que varias zonas de la ciudad estén perdiendo atractivo por su deterioro frente a las zonas de nueva construcción. Buena parte de este parque es de construcción previa al 1981, año que tuvo su relevancia en materia de edificación, puesto que se hizo efectiva la aplicación de las primeras normas sobre aislamiento en el ámbito de la edificación. Esto se traduce en un problema más complicado de observar que el deterioro estético: viviendas con niveles de eficiencia energética muy mejorables.

“Con carácter general, las viviendas de los barrios con menores rentas per cápita de nuestra ciudad son las que presentan mayores deficiencias en la calidad constructiva y, por tanto, peores aislamientos. Es decir, cuando llegan las temperaturas extremas, en esas viviendas sufren más el frío y el calor”, ha manifestado, “los barrios que más necesitan mejorar sus viviendas son, a su vez, los que tienen más dificultades económicas para afrontar estas obras de mejora. Es decir, un conjunto de circunstancias que perpetúan sus vulnerabilidades”.

Tanto el deterioro urbano como el reto de la pobreza energética reciben respuesta a través de los actuales programas de subvenciones en materia de rehabilitación residencial y vivienda social de la Junta de Extremadura, que incentivan la regeneración urbana con carácter general, ya que subvencionan actuaciones sobre la envolvente de los edificios siempre que incluyan mejoras en la eficiencia energética. 

Pero, sobre todo, ha añadido, “nos permite luchar contra la pobreza energética, porque estas obras reducen los consumos energéticos para lograr condiciones confortables en el interior de la vivienda; y segundo, porque contemplan intensidades superiores en la subvención para aquellas personas en situación de vulnerabilidad económica, alcanzando el 100% del coste de la actuación. Y también facilitan la solución de otro problema presente en algunos edificios de nuestra ciudad: la presencia de elementos con amianto”. 

No solo conllevan ayudas económicas, “sino que traen consigo más ventajas: generan una mayor facilidad a la hora de acceder a financiación para la parte no subvencionada, y mejoras en materia fiscal ya que no se integran en la base imponible del IRPF y la inversión realizada por parte del propietario permite deducciones de hasta el 60% según la reducción del consumo de energía que se logre”, ha señalado.

A pesar de ello, las ayudas han presentado dos aspectos que han lastrado su penetración en las ciudades: el desconocimiento de su existencia y la falta de concienciación sobre las ventajas que conllevan; y que  la tramitación de estas ayudas, sin el acompañamiento adecuado, puede parecer complicada para una parte importante de la ciudadanía. Esto es especialmente importante en los casos de vulnerabilidad, ya que a esto hay que sumarle la incertidumbre y consiguiente estrés de la posibilidad de que no se les sea concedida.

“Por todo ello hemos propuesto la firma de un convenio con la Junta de Extremadura para crear la oficina de rehabilitación, y la realización de campañas divulgativas para dar a conocer los programas y la puesta a disposición para los colectivos vulnerables de personal técnico por parte del Ayuntamiento. Propuestas que no han sido apoyadas por PP y Vox y de las que por tanto no podan beneficiarse los colectivos más vulnerables”, ha resaltado Serna.

Foto del avatar
Acerca de Dpto. de Redacción 1056 Articles
Toda la actualidad de Jarandilla de la Vera

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.